miércoles, 14 de octubre de 2009

LA MUJER DE MI VIDA

Todas las mañanas le doy un beso y le digo que la quiero. Todos los días la echo mucho de menos cuando no estoy a su lado. A todas horas no hago otra cosa que pensar en ella. En todo momento está en mi pensamiento.


Sus besos son mi combustible, sus caricias mi sustento, su mirada mi alegría, su cuerpo mi cobijo, su alma es mi alma, su sonrisa es mi aliento.



Quiero estar con ella para siempre, y no dejar de amarla en ningún momento. Quiero quererla tanto como sea posible.


Tengo suerte, eres la mujer de mi vida.

TE AMO.

IMPACTADO





Hoy por la mañana me he quedado impactado por la noticia de la muerte de unos compañeros de trabajo.

Iban los dos en la moto de la foto, y se empotraron contra un autobús urbano. El golpe fue tan tremendo, que uno de ellos murió allí en el acto, y el otro chaval, porque los dos no llegaban a los treinta, falleció en el hospital.

Yo no los conocía personalmente, ya que somos muchos trabajando en el buque, pero había que ver las caras de sus amigos. Un poema.

Hoy dejamos de trabajar y mañana será el funeral, supongo.

Me ha causado mucha pena y tristeza, y al mismo tiempo, algo de miedo, porque yo también voy todos los días en moto al trabajo.

Este es mi pequeño homenaje a estos dos chicos. Descansen en paz.